martes, 6 de enero de 2009

Población en Villacarrillo

Conocidos los datos totales de población, resulta de interés ahondar en la evolución histórica y en la composición por estratos. La búsqueda en la base de datos del Instituto Nacional de Estadística no ha sido fácil, pero me ha proporcionado información relevante. Desde el primer año encontrado, el 1842, el gráfico precisa la evolución.
Desde los 4.500 habitantes se producen dos explosiones demográficas, una hasta principios de siglo que duplica la población, y otra hasta mediados del mismo siglo que la vuelve a duplicar. El cenit de los años 50 alcanza una cifra superior a 20.000 habitantes.
Todos percibíamos la sangría que se produjo a partir de entonces, pero las dimensiones de la misma fueron tan drásticas que en 30 años redujeron la población a la mitad. Las causas son evidentes, las difíciles condiciones de vida, la miseria y el hambre. No es arriesgado aventurar que hoy esos cerca de 10.000 villacarrillenses en la diáspora habrán duplicado o triplicado su número en las generaciones sucesivas.
La estabilización de la población en algo más de 11.000 personas es constante en las últimas dos décadas. Y en mi opinión, el freno a la despoblación se debe a dos hechos históricos: la entrada en la Unión Europea, a partir de donde se produce un desarrollo acelerado del cultivo del olivar con una economía saneada, y la implantación del subsidio agrario, que fija a la tierra a los sectores más proclives a la emigración con unas garantías de rentas mínimas de supervivencia. Incluso añadiría un tercer factor, el aumento de las expectativas de vida ha engrosado el sector de la tercera edad, muy reacio a dejar su tierra, más cuando en Villacarrillo están apoyados por unos servcios sociales muy potentes que superan en cantidad y calidad a los de capitales de provincia.
Las variaciones en los últimos tiempos, al alza o la baja, se utilizaron en alguna ocasión por propios y ajenos como argumento político local, para apoyar o denostar el gobierno local de turno. Con cierta perspectiva resulta claro que era un argumento fútil, puesto que escasa o nula influencia tiene la política local en esos altibajos, producidos por factores exógenos regionales, nacionales o internacionales.

Me ha resultado de interés la evolución concreta en los núcleos del término municipal:
Una tendencia clara a la despoblación , en parte por el traslado al núcleo de Villacarrillo, y en algunos casos en proporciones notables.

Fuera de este contexto evolutivo algunos datos curiosos: los hombres superan en apenas media centena a las mujeres; más de 2.000 personas mayores de 65 años (215 con más de 85, el 70% mujeres); 2.500 en edad escolar, 242 extranjeros de los cuales 106 europeos, 111 africanos, 22 americanos, 3 chinos y, dato curioso, 6 rusos.

El volumen y variedad de información es mucho mayor y trasciende el simple artículo de un blog. Existen estudios documentadísmos sobre distintas épocas de nuestra historia escritos por una gran historiadora e investigadora local, Ana Olivares, con libros publicados sobre población desde el siglo XVIII.

4 comentarios:

J.P.L. dijo...

Ciertamente es muy interesante conocer los datos que has publicado, tanto de población como de paro. Hacía falta un medio donde colgar algo más que propaganda política. Y aunque no estoy de acuerdo con alguna de las cosas que dices, es justo reconocer que has sido valiente y pionero en este mundo de internet que todo lo abarca. Espero seguir leyendo tus comentarios y datos porque resultan primordiales para conocer la realidad de nuestro pueblo, al que por otra parte quiero pero conozco y en algunos casos me pone de los nervios.

Anónimo dijo...

Según tu opinión, de dónde salen los ciento y pico nuevos habitantes.

Juan Pedro V. dijo...

Por una parte da pena pensar en lo que fuimos y ya no somos,por otra es terrible que en ese pasado idealizado hubiese tanta hambre, tanta miseria, tanta necesidad, tanta desesperación, tanta injusticia. Indudablemente yo prefiero el hoy en día donde con todos los peros del mundo disfrutamos de un nivel de vida envidiable, aunque no lo percibamos así. Vivimos en un sitio afortunado.

Anónimo dijo...

Resido en un pueblo que cuando Villacarrillo alcanzaba los 20.000 habitantes éste tenía alrededor de 15.000.
Hoy Villacarrillo no llega a los 12.000 y en el que vivo sobrepasa los 25.000 ¿Saben los motivos?
Pues que Villacarrillo tenía muchos señoritos y donde yo vivo muchos empresarios trabajadores, unos traen pobreza y los otros riqueza, así de sencillo.
Para que los pueblos de esa hermosa tierra crecieran tendriamos que regresar los varios miles de emigrantes, pero eso es más dificil que querer ponerle unos calzoncillos a un pulpo.