martes, 4 de diciembre de 2018

10 trucos para pagar menos impuestos. En la nómina me interesa ¿más o menos retención?


(Contenido del programa en Cadena Dial Villacarrillo del 11 de diciembre de 2018)

10 TRUCOS PARA PAGAR MENOS IMPUESTOS



UN CLÁSICO DE ESTE PROGRAMA EN DICIEMBRE: 10 TRUCOS PARA PAGAR MENOS IMPUESTOS EN LA DECLARACIÓN DE LA RENTA
A estas alturas, quienes escuchan el programa ya saben el motivo por el que hablamos en diciembre de la declaración de la renta a cinco meses vista.
Cuando llegue mayo de 2019 y tengas que rellenar tu declaración, y te des cuenta del palo que te van a pegar, va a ser demasiado tarde para hacer nada, porque la renta se calcula con tus movimientos económicos hasta el 31 de diciembre de 2018.
Ahora, antes de final de año, todavía estás a tiempo de tomar alguna medida para mejorar tu factura fiscal. Por poner un ejemplo, vender unas acciones o anticipar una parte de la hipoteca. El 1 de enero ya será tarde.
Y esto puede ahorrarte cientos o miles de euros.

¿TAN FÁCIL ES AHORRAR EN LA RENTA? 
Unos podrán y otros no. Pero muchos que si pueden o no lo saben o van llegar tarde.
Siendo honesto, no soy un entendido en fiscalidad. Contaré algunos trucos, pero lo práctico es acudir a un asesor fiscal en Villacarrillo. Te van ahorrar dinero.

CUÉNTANOS ESOS TRUCOS
Por si hay algún malpensado: son trucos completamente legales, y te los cuento ahora porque estás a tiempo de buscar papeles, contratos o justificantes.
1. Si vas a vender tu vivienda habitual y estas cerca de los 65 años, espera a cumplirlos. Con 65 está libre de impuestos. Para que consideren que es vivienda habitual debes llevar viviendo en ella al menos los tres últimos años.
2. Si tienes una hipoteca de antes de 2013 tienes derecho a deducirte el 15% de la hipoteca. Y si lo que pagas por la hipoteca es menos del tope de 9.000 €, te conviene amortizar anticipadamente hasta esos 9.000 €. Si llegas a esa cifra, te deduces 1.350 €. Y te conviene llegar al tope porque visto lo visto, hay incertidumbre sobre si va a seguir vigente esta deducción en años posteriores. 
3. Guarda los justificantes de tus gastos, porque alguno te puede servir para deducir. En cada comunidad autónoma hay unas deducciones que son menos conocidas que las generales y que a lo mejor ni le mentamos a quien nos hace la declaración, en Andalucía te comento algunas, aunque para cada caso hay unas condiciones concretas, por ejemplo, de topes de renta:
a. Por la compra o rehabilitación de la vivienda para menores de 35 años: un 3%.
b. Por alquiler de vivienda habitual para los menores de 35 años: un 15%
c. Por la adopción internacional de hijos en 2018: 600 €
d. Contribuyentes con discapacidad: 100 €. Incluso hay una deducción si la discapacidad es del cónyuge.
e. Por madres o padre de familia monoparental: 100 €, y si además vive con ellos alguno de los abuelos, mayores de 75 años, 100 € más.
f. Una curiosa y puede que interesante: si tenemos a alguien contratado para la ayuda del hogar: un 15% de sus cotizaciones a la SS.
g. Gastos de defensa jurídica por la relación laboral, un juicio por un despido o similar: hasta 200 €.
h. Hay más, pero sólo he comentado las que me parecen más interesantes.

4. Si has tenido algún cambio en la familia, como un nuevo hijo, comunícalo a Hacienda, porque te van a bajar las retenciones mensuales.
5. Esta es muy interesante: Si haces algún donativo, pide el justificante. A una ONG, a Cáritas, a la Cruz Roja, a Médicos sin Fronteras. Te puedes deducir el 75% hasta los 150 € y del resto, el 30%, o incluso al 35%.
6. Si tienes alquilado un piso, legalmente se entiende, los gastos de IBI, comunidad, seguros, reparaciones, conservación, incluso los intereses de préstamos son deducibles. Antes de fin de año estás a tiempo de tener las justificaciones.
7. Si estás contratado y tu empresa te lo permite, cambia salario en metálico por otro en especie, porque esas retribuciones pueden estar exentas: comidas para los viajantes, seguros sanitarios. Este caso es menos frecuente en nuestra comarca, pero algunos trabajadores pueden aplicárselo.
8. Si eres un profesional y pagas a un colegio (farmacéuticos) o has tenido un pleito laboral, y has pagado a un abogado o a un procurador, se deducen.
9. Si vas a vender algunos bienes, vende primero los más antiguos y que tengan más ganancias, los comprados antes de 1994. Así aprovechas los coeficientes de abatimiento al máximo. Tu asesor te puede dar toda la información.
10. Si has vendido algo con pérdidas, unas acciones, un fondo, un seguro de ahorro o hasta unas olivas. Procura vender antes de final de año otro producto con ganancias, porque esas ganancias se pueden compensar con las pérdidas y no pagar ni un euro a Hacienda. Si no puedes vender nada con ganancias, siempre tienes la posibilidad de compensar esas plusvalías en los años siguientes, también, como siempre, con unas condiciones.
Puedo añadir un undécimo consejo, aunque con este soy escéptico, puedes aportar a un plan de pensiones, hasta 8.000€, y reducir tu base imponible en la misma cifra. 

Pregunta de la semana: EN LA NÓMINA DE MI EMPRESA, ¿ME CONVIENE QUE ME RETENGAN PARA HACIENDA MÁS O MENOS?

Para empezar, aunque se que es muy básico, decir que la nómina de un trabajador refleja tanto sus ingresos (sueldo bruto), como los impuestos que paga a Hacienda y a la Seguridad Social, y lo que realmente le llega al trabajador (sueldo neto), o sea, el total de ingresos menos los impuestos.
Lo que me retienen para Hacienda es un adelanto de lo que tengo que pagar cuando hago la declaración de la renta, un pago a cuenta. Mejor con un ejemplo: llega la declaración de la renta y resulta que en 2018 tengo que pagar 2.000€. Si durante el año me han ido reteniendo mes a mes un total de 1.500€, me quedan por pagar otros 500€, hasta esos 2.000€. Pero si me han retenido 3.000€, es Hacienda la que me devuelve 1.000€ que me ha retenido de más.  
Digo esto, porque hay una confusión generalizada. Mucha gente piensa que si me devuelven en la declaración de la renta es que no pago y además Hacienda me da dinero. No, no es así. La realidad es que si me devuelven no significa que pague más o que pague menos, es que me han ido reteniendo más de lo que me corresponde, y ahora le toca a Hacienda devolverme ese exceso.
Hay casos en que la retención de la empresa es de un 2%, para algunos contratos. Y hay otros que puede ser del 25 o el 30%. Y esa retención que me hace Hacienda la marca la normativa. Depende del tipo de contrato, eventual o fijo, depende del sueldo, no es lo mismo para un mileurista, que para uno con 5.000€ al mes, depende de la situación familiar, casado o soltero, con ningún hijo o con familia numerosa.
Y como digo la ley marca un mínimo. Pero el trabajador puede pedir que le retengan más. Y alguno dirá vaya tontería, pedir que Hacienda me retenga más. Pues no señor, puede que no sea una tontería.
Hemos visto que lo que tenga que pagar a Hacienda no depende de las retenciones, depende de mis ingresos y mis circunstancias familiares y económicas.
Entonces, ¿cuál es la diferencia? De una forma o de otra vas a pagar lo mismo.
o Si te retienen poco, cuando hagas la declaración, tendrás que pagar el resto.
o Si te retienen mucho, cuando hagas la declaración, tendrás que pagar menos o, si se han pasado, tendrán que devolverte.
¿Y cuál es la más ventajosa? Es una cuestión de gustos. Si quieres que Hacienda no te de el palo cuando hagas la declaración, es mejor ir pagándolo poco a poco.
Al contrario, prefieres tener el dinero mes a mes y cuando llegue la declaración saldar la cuenta.
Esto es en los casos generales. En los casos en que estás en el límite de ingresos para no estar obligado a hacer la declaración, hay que echar cuentas y ver lo que más conviene.

PLAN DE PENSIONES: qué es, cómo funciona, ventajas, rescate.

(Contenido del programa en Cadena Dial Villacarrillo del 4 de diciembre de 2018)

PLANES DE PENSIONES A FIN DE AÑO: ¿INTERESAN?



VAMOS CON UN PROGRAMA DEDICADO A QUIENES TIENEN PLANES DE PENSIONES O ESTÁN PENSANDO EN CONTRATARLOS.
Los Planes de Pensiones son un producto muy popular, muchísimas personas tienen uno, y los bancos están superintresados en colocar este producto financiero. De las personas que ahorran en España para complementar su pensión, un 62% lo hace con un Plan de Pensiones.
Las ofertas de los bancos, para contratarlos, está ahora en su apogeo y lo que nos queda hasta final de año van a ir aumentando. Y no es casual que hagan está promoción a fin de año, ya que los PP tienen como atractivo una gran deducción en la declaración de la renta de 2018, y cualquier movimiento tiene que hacerse antes del 31 de diciembre.
He visto ofertas muy llamativas: ING te aporta el 1,5% del importe que traspases, el Santander te ofrece un 5% de bonificación, con el BBVA entras en un sorteo de 1.000€. Y muchas más ofertas para llamar la atención del cliente. Cuidado.

PARA EMPEZAR, QUÉ ES, CÓMO FUNCIONA Y QUÉ VENTAJAS TIENE UN PLAN DE PENSIONES
Es un producto financiero, normalmente de un banco, en el que tú haces aportaciones de dinero para recuperarlas en tu jubilación.
Esas aportaciones puedes empezar a hacerlas a cualquier edad, y puede ser cada mes o cada año, y no tienen por qué ser siempre iguales.
Entre que tu aportas el dinero y la jubilación hay unos gestores profesionales que invierten tu dinero, junto al de muchas otras personas.
Cuando llega tu jubilación, recuperas todo lo que habías invertido más las ganancias que haya tenido en ese periodo. De una vez, como capital, o en varias veces, como renta periódica.
Tiene una ventaja económica importante, las aportaciones que haces cada año, te permiten deducciones en la declaración de la renta, y el % depende de tus ingresos, pero pueden ir del 15% al 45% de lo que inviertas, con un límite de 8.000 € anuales. O sea, una deducción entre 1.200 y 3.600€, si se hace la aportación máxima de los 8.000€. Estamos hablando de entre un 15 y un 45% de rentabilidad.
Una característica más, poco conocida. Hablamos de planes de pensiones como si todos fueran iguales o parecidos, y nada más lejos de la realidad. Cuando tu eliges el plan de pensiones, eliges la forma en que los gestores lo van a invertir, en productos de bajo riesgo y baja rentabilidad, como depósitos, renta fija, valores del Tesoro; en otros de más riesgo y más rentabilidad esperada, con posibilidades de tener pérdidas; o en otros intermedios, un tanto de renta fija, un tanto de renta variable. Hasta aquí todo muy similar a los fondos de inversión.

ESAS SON LAS VENTAJAS, PERO COMO NADIE DA DUROS A CUATRO PESETAS, ENTRE EL 15 Y EL 45% DE RENTABILIDAD DEBE TENER SU TRUCO
Vaya si lo tiene. Ahora vamos a contar los reparos.
1. Los gestores te van a cobrar unas comisiones por su trabajo. Y está demostrado, que las comisiones de los planes de pensiones no son de las bajas.
2. No están cubiertos por el FGD y su solvencia depende del banco. Si el banco tienes problemas, tú también los puedes tener si sus gestores no son externos.
3. El rendimiento esta históricamente por debajo del de los fondos de inversión, y la mayoría no han conseguido superar la inflación. O sea, una gestión media mediocre, en bastantes de ellos, aunque algunos se salvan.
4. Esas bonificaciones y esos regalos que te dan al principio como anzuelo, suelen condicionarlas a que los mantengas un número de años en ese banco, y si te van a cobrar comisiones de gestión del 1,5%, multiplica por 5 o por 10 años, y verás por cuanto te sale el regalo.
5. El dinero no lo puedes recuperar cuando quieras. Tienes que esperar a la jubilación, o sea, estás más atado al banco que a tu mujer. Todo hay que decirlo, esta norma tiene alguna excepción.
a. Una invalidez o una enfermedad grave.
b. Una situación de paro.
c. Los puedes recuperar a los 10 años. Pero sólo puedes recuperar el dinero que haya estado 10 años. Es decir, en 2018 puedes recuperar lo que aportaste en 2018, en el 2019 lo que aportaste en 2009, y así sucesivamente.
6. Y última pega, y para mí la más negativa. Cuando los recuperas, pagas a Hacienda, como con cualquier otro producto, pero no pagas por los beneficios que has tenido, tienes que declarar la cantidad completa, lo que ingresaste más los beneficios.

YA NO PARECE TAN INTERESANTE, ¿O SÍ?   
Para prevenir la jubilación y para ser justo, la Seguridad Social es más fiable que cualquier banco. Y lo digo especialmente por los autónomos, que les puede interesar más algún convenio o un cambio de cotización.
¿Nos interesa cuanto antes mejor, como dice la publicidad de los bancos? Ten en cuenta con lo que te puedes encontrar en el futuro: una situación de desempleo, la boda de un hijo, un divorcio: y tú vas a tener ese dinero sin poder tocarlo.
Por eso, con menos de 50 años, no te interesa en absoluto inmovilizar ese dinero en PP, y te conviene más un fondo de inversión bien diversificado.
¿A quién si puede interesarle? A quien sepa seguro que no va a tener problemas de liquidez, o sea, que si necesitas dinero para un imprevisto, lo vas a tener de otro producto, un fondo, un depósito, debajo de la baldosa.
Además, cuanto más altos sean tus ingresos, ese interés aumenta, cuando tus ingresos sean más bajos, te va a resultar menos interesante un PP.
Si te decides por contratar un plan de pensiones, escoge bien.
En el programa no nos da tiempo para hacer una comparativa de planes de pensiones, tomo nota para un programa próximo, pero voy a adelantar que la OCU tiene un plan de pensiones con unas comisiones muy ajustadas, sobre la mitad de las del resto y con una estrategia diversificada muy interesante.
Una recomendación: cuanto más cerca tengas la jubilación, te conviene más un PP en renta fija; y cuanto más lejos la jubilación, te conviene los de renta variable. 

Pregunta de la semana: He estado aportando muchos años a un plan de pensiones y voy a jubilarme, ¿me conviene recuperarlo de alguna forma?, ¿o da igual?

Después de hablar largo y tendido de los PP, la selección de la pregunta no puede ser más oportuna. Aunque reconozco que me llegó hace un par de meses.
La respuesta: recupéralo de una forma o de otra te puede suponer varios miles de euros.
Me explico. Cuando te jubilas, tú decides cuándo y cómo lo recuperas. Y espabila, porque tú puedes fijar la fecha y la forma de cobro.
Formas de cobrarlo: de un golpe (todo el capital más los intereses), o poco a poco, en forma de renta periódica. Incluso una mezcla.
En todos los casos vas a tener que declararlo en la renta, y ahí es donde tienes que echar cuentas, para ahorrarte el máximo posible. Consejos:
o Si cuando te jubiles llega algún año donde tus ingresos disminuyan significativamente, cóbralo íntegramente ese año.
o Si tus ingresos, después de jubilarte, van a ser relativamente constantes, repártelo cobrando en varios años. La diferencia son miles de euros en impuestos
Último consejo: siempre hemos recomendado no invertir en PP, pero hay mucha gente “atrapada”, por decirlo así, en estos productos. Mucha gente que ve que su plan no va todo lo bien que pensaba o incluso pierde dinero.
Si es tu caso, no te quedes como un pasmarote. No lo puedes recuperar, pero puedes traspasarlo a otro plan de pensiones que vaya mejor. Incluso puedes cambiar a otro banco. Siempre que no hayas firmado alguna permanencia en el contrato. Ten cuidado en la firma del contrato y no lo hagas si hay alguna permanencia más allá de un par de años.
Resumiendo, mira cómo va tu plan de pensiones, porque cada día que pasa sin que te muevas estás perdiendo dinero.