domingo, 25 de enero de 2009

Resultados electorales municipales desde 1979

En varias ocasiones he tenido la oportunidad de coordinar las campañas electorales del PSOE de Villacarrillo para el Ayuntamiento. Nunca he creído en la suerte, ni en que la bondad intrínseca de político alguno ganase elecciones, por eso en cada campaña he procurado tener un conocimiento preciso de la realidad política, de las posibilidades reales, de los intereses del cuerpo electoral y de las fortalezas y debilidades propias y del adversario, que no enemigo; en una palabra, de tener tener los pies en el suelo y de contar con información eficiente para planificar tácticas y estrategias. La realidad es muy complicada, los datos numerosos y la interpretación arriesgada. Las ocasiones en que he intervenido lo he hecho convencido de los proyectos ideológicos y políticos y de los equipos que ha presentado mi partido, por eso he procurado ser riguroso con los análisis.
Siempre el primer paso, seguido de otros muchos más sofisticados, es comprobar la evolución de voto y concejales de nuestro ayuntamiento. El resto son temas áridos y de menor interés general.
Desde las primeras elecciones municipales de la democracia la evolución del voto en Villacarrillo, contando concejales, es la de la siguiente tabla:
Mis conclusiones son subjetivas pero justificadas con datos. La norma ha sido la inestabilidad y la alternancia, lo que ha supuesto ambientes políticos enrarecidos y radicalizados con consecuencias negativas sobre la acción política. Si UCD desapareció desde una notable posición, el PCE-IU ha oscilado a la baja con una tendencia clara a un único concejal. AP-PP sufre una fuerte volatilidad, fruto de pactos fagocitarios que vaciaron sus propuestas en beneficio de otro grupo, pero que desde el abandono de los mismos recupera una senda alcista que lo convierte en la alternativa real de gobierno. Los independientes, que surgieron como respuesta puntual a una situación de deterioro del PSOE, han alargado su existencia con una tendencia no frenada a la irrelevancia institucional con un futuro incierto.

Por último los datos del PSOE. Y es innegable que desde 1979 ha sido el partido de la estabilidad y de la gobernabilidad de Villacarrillo. La confianza que suscita en nuestra ciudad es siempre mayoritaria, a pesar de complicadas situaciones, casi siempre internas. Esa confianza, con todos los "peros" que se le quieran poner, es fruto de la voluntad de los ciudadanos y de la actuación de sus representantes en cada momento. Su tendencia ascendente es evidente y la conquista de la mayoría absoluta no es fruto de la casualidad ni de la suerte.
El hecho de un partido fuerte no es ninguna tara democrática, es una garantía de continuidad, de gobernabilidad, un seguro contra el desgobierno y la atomización política.
Siendo realistas, hay que reconocer que no siempre ha sido una propuesta consistente y que en alguna ocasión ha tocado suelo con peligro de una pérdida generalizada de la confianza pública, pero hay que reconocerle que ha sabido salir de las dificultades y convertirse en una oferta sólida. Y de alguna forma si algo hay que demandar a los políticos no es que sepan desenvolverse en situaciones fáciles, sino que sepan hacerlo en las más complicadas, y aquí el PSOE de Villacarrillo ha dado la talla, y eso es un activo a valorar.
Pero para decidir siempre queda, desde luego, el voto soberano de cada ciudadano.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que llevas razón en una cosa, el Partido Popular tiene que coger las riendas de la oposición y no seguir supeditado a otro grupo (que no quiero nombrar), y para eso no debe oponerse por oponerse ni hacer lo mismo que hace el otro que es lo que hasta ahora se ha visto. El PP es un partido de estado y tiene que demostrarlo en cada momento.

Anónimo dijo...

Me alegro de que un representante de un partido no aproveche que el Pisuerga pasa por Valladolid para criticar al partido contrario. Es importante ver más allá de la nariz de uno y los propios intereses departido para pensar en el interés del pueblo. Me alegro haber encontrado sensatez en esta página.

Un admirador del PP dijo...

Siempre he sido del PP en España y en Andalucía, pero no en Villacarrillo. Me ha dado verguenza que mi partido se haya rendido a los pies de los independientes y que haya renunciado a gobernar para que fuesen otros los que marcasen el paso. Si hubiesemos tenido mas agallas habriamos echado al PSOE que ha hecho una política nefasta, pero sin el lastre de unos concejales independientes que, sin ánimo de insultar, han tenido pocas luces, muchos intereses, mucha ambición y pocos escrúpulos. Ya es hora de que el PP de Villacarrillo se deshaga totalmente de cualquier vínculo con los independientes y de que aprenda a andar por si solo. El PP tiene el mejor proyecto, tiene la mejor gente, tiene honestidad, preparación, capacidad, y un pueblo que os va a apoyar abrumadoramente cuando les enseñemos quienes somos y que somos lacayos de nadie. Aliarse con los independiente ha sido el mayor error en la historia del PP de Villacarrillo y hay que lavar esa imagen. Así en las próximas elecciones mayoría basoluta del PP.