martes, 11 de agosto de 2009

Tormenta de granizo en Villacarrillo

video
El día de ayer descargó en Villacarrillo una tormenta como no se recordaba desde hace décadas.
A las 5 de la tarde y durante 10 minutos unos 50 litros (por contrastar) de agua y granizo, que junto a gran cantidad de hojas taponó sumideros y rejuelas provocando la acumulación de agua en domicilios y negocios. Rara fue la casa de Villacarrillo que no se encontró con problemas. Si la duración hubiese sido sólo de otros 10 minutos las consecuencias podrían haber sido catastróficas. Villacarrillo se ha colado en casi todos los informativos de las cadenas de TV nacionales.
La incidencia en el campo la determinará la Oficina Comarcal Agraria, pero puede haber afectado a unas 1.500 hectáreas de olivar que perderían la mitad de su cosecha, más los daños en el árbol.
En el Ayuntamiento se recibieron unas 50 llamadas de ayuda, sobre todo de anegaciones de sótanos, garajes, domicilios o negocios. El daño ha sido contenido, aunque algunos puntos localizados se han visto desbordados por el lodo. Los servicios municipales actuaron desde el inicio, poniendo a trabajar unos 20 obreros, policía municipal y maquinaria. De hecho a media mañana de hoy gran parte del pueblo estaba limpio con algunos puntos localizados que evidenciaban la tormenta.

Desde el punto de vista del Ayuntamiento se detectan las deficiencias que es necesario abordar. En los últimos años las obras de infraestructura de saneamiento han sido muy numerosas y de un alto volumen económico. Son esas obras que no se ven, que están enterradas bajo el asfalto, que no lucen, pero que son las realmente imprescindibles. Sin ellas los efectos de la tormenta se habrían multiplicado.
Los que tengan memoria, y quieran usarla, recordarán lo que ocurría casi cada año a lo largo de toda la calle Ministro Benavides (barro hasta la rodilla), en Méndez Nuñez, en Guadalquivir, en Feria, en Cervantes o en algunos otros puntos importantes.

No es suficiente, hay que hacer esfuerzos en otros puntos que se han evidenciado problemáticos, como la "Y" desde Toledillo y San Pablo hasta la Curva Maculé, donde hay que sustituir una sección absolutamente insuficiente, y donde se anega habitualmente el edificio de Contribuciones. Ayer mismo tuvieron que actuar los bomberos. El sector S-5 del Polideportivo, donde el lodo envuelve la urbanización, y donde el problema se focaliza en la tierra de los solares sin vallar, donde se va a empezar a actuar con sanciones y ejecución subsidiaria del Ayuntamiento. La calle Santa Isabel que recibe los lodos del cerro adyacente y en uno de cuyos puntos tradicionales de acumulación de lodo se ha ensallado un sistema de terrazas de contención que ha funcionado bastante bien y que puede ser exportable a otros puntos. Y se podrían añadir testimonios de vecinos de otros puntos de la localidad que habrá que tener en cuenta.

No se puede diseñar una red para la intensidad de la tormenta de ayer, que puede ocurrir cada 40 años, pero si hay que actuar allí donde los problemas pueden ser graves.
¿Se podría haber hecho más hasta ahora?, sin duda Los recursos son limitados, pero no es escusa para continuar con fuertes inversiones.

Lo dicho, después de todo felicitarnos de que la tormenta sólo durase 10 minutos, de que no hubiese ninguna incidencia humana, ni siquiera menor, de que hoy el pueblo haya recuperado la normalidad, y a ponerse a trabajar allí donde se han focalizado los problemas.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

La tormenta es una evidencia más del cambio climático. O se toman medidas a todos los niveles o la lluvia y el clima nos van a llevar a todos a tomar por ...

Anónimo dijo...

Al igual que hacen otros municipios, el Ayuntamiento debe solicitar ya la declaración de zona catastrófica y pedir ayudas para los agricultores y damnificados. El estado "ayuda" a grandes empresas como Opel y WV pero no se acuerda de los ciudadanos de los pueblos. Y es ahí donde los politicos locales tienen la responsabilidad, no solo salir en la foto en las elecciones.
Un villacarrillense que tuvo que emigrar.

Anónimo dijo...

Sebastian, no crees neceario que el pleno del aytº (todos los partidos) debería reunirse de forma extraordinaria (si es que ya no lo habeis hecho) y tratar de como urgente la solicitud de declaración de zona catastrofica por lo acontecimientos vividos para las mas de 1500 has. afectadas??... Creo que sería razonable...Gracias

Anónimo dijo...

En la esquina de la calle Picasso con Covadonga habia una hora antes un cerro de arena, 15 minutos despues de la tormenta no quedaban mas de dos espuertas, se ve en el video el rio de arena, seguro que anego alcantarillas y rejuelas. A mi sin embargo para cambiar un rabiqeu me obligaron a comprar la arena en un cesto que hacia dificultoso su trabajo. Para que luego digan que todos somos iguales.

Anónimo dijo...

Leyendo los comentarios anteriores parece que se hubiese hundido la economía de Villacarrillo. Hay que ser un poco más serios y valorar la situación objetivamente.
Todavía, que se sepa, no ha habido valoración detallada de daños y ya se están pidiendo zonas catastróficas.

De lo que yo he visto, en el pueblo los daños han sido limitados y en los negocios donde más se han visto afectados disponen de su seguro. ¿Cuantos agricultores se gastan el dinero en un seguro de pedrizo, que además está subvencionado? ¿Es que los agricultores no pueden hacer un seguro como cuaquier comerciante, aunque sus beneficios sean un poquito menores, o es que los beneficios tienen que ir todos a la cuenta corriente, y cuando hay granizo se lo tenemos que pagar entre todos con nuestros impuestos?

Cuando se conozca la verdadera dimensión del problema, que no la alarmista declaración de algunos afectados, se podrá pedir o no pedir, y sobre todos se sabrá cuanto pedir.
Pero no puede ser que los beneficios, cuando los hay, sean sólo para los agricultores (que se sepa no reparten mucho), y las pérdidas hay que socializarlas. Y que conste que tengo algunas olivas y que no tengo seguro.

Anónimo dijo...

Parece mentira, la economia de Villacarrillo depende del campo, y todos los demas ganan dinero si gana el agricultor, y si hay una tormenta y no hay cosecha pues todos al paro, y por eso hay que pedir al gobierno dinero, porque todo el pueblo se ha visto perjudicado y todos van a comer de que vengan o vengan ayudas.
Los seguros son caros y si se contratan se pierde la poca rentabilidad que se les saca a las olivas, y no vamos a estar tarbajando para tener perdidas.
Y si el gobierno no da dinero pues habra que ir a Sevilla a pedir lo que es nuestro derecho y si no pues que el ayuntamiento nos libre de impuestos durante este año, que ya bastante recibe de lo que genera la agricultura.
Tenemos fama de privilegiados pero hay que tener en cuenta que sin las olivas este pueblo seria un desierto y no viviria ni la mitad de la poblacion. Que parece que lo que algunos quieren es que volvamos otra vez a irnos a Cataluña a buscar el sustento.

Anónimo dijo...

Siempre igual con los dichosos panilleros antes que pase nada ya están pidiendo subvenciones.

El dicho de que si hay cosecha comemos todos es un royo que se han marcado que ya cansa, cuando un panillero c tiene que comprar algo se marcha fuera y deja el euro fuera.
? Porque hace 30 años Villacarrillo era el mas importante de la comarca a nivel comercial ¿ y no tenia la renta perca pita que tiene hoy el campo, los panilleros no dan ni para el pan para comer.

Trabajar sobre la denominación de origen y no lloréis tanto, y Villacarrillo y sus 12 habitantes sera mas prospero y culto que falta le hace, para estar en los tiempos que estamos es triste que esten todavía llorando, bamos entre todos a levantar el pueblo en todos los aspectos que dinero hay.

Anónimo dijo...

Honradamente yo miro a mi alrededor, salgo al campo por oriente y por poniente, veo las calles, las casas, los comercios, las empresas, las naves, los parques, las carreteras, los carriles, las infraestructuras de todo tipo, y no veo por ningún sitio la zona catastrófica. Por supuesto, afortunadamente.
A diario me suelo patear todo el pueblo, y no ha habido daños a los suministros de luz, de agua, de teléfono, en el ambulatorio, en correos, en hacienda (bueno, aquí me habría dado igual), en el mercado, en el Mercadona, en las gaolineras, en la Guardia Civil, en el Ayuntamiento, en los almacenes de materiales, en las cooperativas, en la Iglesia, en los comercios, en ninguna obra.
A día de hoy todo funciona igual de bien, o de mal, que antesdeayer.

Si una zona de olivar ha sufrido daños no seamos desporporcionados, que sonará a absolutamente falso y que se le busque solución a esa tesitura. Si pedimos la zona catastrófica vamos a hacer el ridículo, y sobre todo vamos a conseguir que nadie nos crea y que ni siquiera se considere el daño que si ha habido.
Además sería casi mofarse de otras zonas y circunsatancias que si han resultado catastróficas arruinando a toda una población, con algunas víctimas, o cargándose el sistema productivo de alguna localidad.
Pedir por esto la zona catastrófica sería como pedir el estado de excepción por el robo de un coche, aunque sea el mio.
Semos justos, proporcionados, realistas y no pretendamos barbaridades. Porque además supongo que para declarar zona catastrófica se necesitarán unos requisitos de daños muchísimo más elevados de los que ha tenido Villacarrillo.
Y como decía antes, de buena nos hemos librado, porque el pueblo hoy está haiendo vida normal. Y eso no pasaría si esto de verdad fuese una zona catastrófica.

Anónimo dijo...

Como decía un mensaje anterior, ya va siendo hora de que los agricultores dejen de ser pedigüeños y funcionen como empresarios. Hasta yo mismo he escuchado decenas de veces que tienen que tener un seguro para la cosecha, como cualquier comerciante o empresario con sus activos.
Si quieren ahorrárselo para que sus ingresos sean mayores, que asuman solos el riesgo de hacerlo y que cuando caiga lo que cayó el otro día aprendan a estar cubiertos.
Pero me temo que seguiremos en las mismas, que muy pocos se gastarán un dinero (que no necesitan precisamente para comer) en seguros y que en la próxima tormenta volverán a llorar para que se les compense por lo que era su obligación asegurar.

Anónimo dijo...

imposible que los agricultures funcionen como empresarios por:
-no tienen esa cultura de tener no tener siempre la teta asegurada
-son votos faciles de psoe con subvenciones ridiculas sin controlar.
-es gente que solo trabaja 3 meses a lo sumo y el resto del año presume con sus supertodoterrenos
-la unica meta que tienen es comprar mas y mas olivos pero no explotarlos y rentabilizarlos.

la verdad es que si si pedimos zona catastrofica se reiran de nosotros.

Anónimo dijo...

Creo que se está satanizando a los agricultores sin motivo. Nadie les quita sus errores y sus déficits, que los tienen y son más que conocidos. Pero también sabemos que son la columna vertebral de la economía de Villacarrillo, y cuanto afecte al sector afecta a todo el pueblo.
Sería deseable una mayor solidaridad económica y social de los agricultores, que llevaría aparejada una mejor valoración social del colectivo.
Si la tormenta ha afectado a 1.500 hectáreas es motivo suficiente para preocuparse y para ocuparse del problema y de buscar la implicación de la administración que corresponda. Comprobar el nivel real de pérdidas, y si son notables entender que muchos agricultores tendrán serios problemas, y solicitar algún tipo de execciones fiscales.
Las posturas maximalistas a favor y en contra suelen alejarse de la realidad, y cuando eso sucede se cometen errores frecuentes y a veces de bulto.

Anónimo dijo...

He visto en televisión las imágenes de la tormenta en la sierra, creo que era en Puente de Génave, y me ha impresionado la imagen de la casa con la marca del agua a dos metros de altura y todos los enseres, desde sillones a electrodomésticos, para tirarlos, y los coches flotando por las calles. Y lo más curioso son las cifras que han dado de 30 litros de agua en una hora.

Si en Villacarrillo cayeron 50 litros en 10 minutos, ¿cómo es que aquí no se lió una bastante peor que en Puente de Génave?
No se si alquien conoce el resultado de las comprobaciones oficiales de daños y si hay que presentar en algún sitio una evaluación de los daños de cada finca. Por favor, si alguien sabe algo, que escriba aquí mismo un mensaje.

Anónimo dijo...

Veo que algunos de los que participan en este blog, intenta convertirlo en un foro anti...

En todos los lugares hay que buscar un chivo espiatorio, aquí, en concreto, en nuestro pueblo, los panilleros.

Está claro que la responsabilidad de tener las fincas aseguradas es de los agricultores. Que se haya visto estos días, no ha habido manifestaciones exigiendo nada a nadie. Simplemente se lamentan de ver sus parcelas arrasadas por la tormenta de granizo. Pero hasta eso es motivo de crítica hacia ellos.

En Villacarrillo, confluyen principalmente cinco fuentes de ingresos externos:
El de la venta del aceite y las subvenciones que llegan al olivar, los sueldos de los funcionarios autonómicos y del estado (médicos, maestros, profesores, hacienda, juzgados...), el PER (si el PER, también es una fuente de ingresos), los ingresos en forma de subvenciones y participaciones de tributos del estado que llegan al ayuntamiento, amén de los ingresos del sector servicios y del comercio que atraiga clientes de otras zonas. Puede que se me escape alguno más.

Todo el endosistema económico de nuestro pueblo, se alimenta de estos ingresos, el resto de la población vive de del movimiento económico que esto genera. Casi con toda seguridad, somos una economía exportadora, porque tenemos un producto que vendemos hacia el exterior de nuestro pueblo que es el aceite de oliva.
Si la principal pata de nuestra economía se tambalea, lógicamente el sistema se desequilibra, y como no el pueblo sufre las consecuencias.

Esto es lo que en mayor o menor medida a pasado con el granizo, si esto se vuelve a repetir, en lo que queda de aquí hasta la cosecha, nuestro pueblo se resentirá sensiblemente.

Los pequeños y medianos agricultores, han hecho un gran esfuerzo modernizador de sus explotaciones, modernización de maquinaria, almazaras, riegos.. para que pequeñas explotaciones como las que tenemos le sean, en muchas ocasiones tan rentables como los grandes latifundios, de unos pocos y mal repartidos.

Son ni más ni menos que pequeños empresarios que mantienen a sus familias, generan empleo a temporadas y hacen mover la economía local.

Luego tendrán sus defectos y virtudes como todo el mundo y por supuesto hay unos pocos que con ciertas aptitudes dan mala fama a todo el gremio. En todos lados cuecen habas...

Es muy fácil criticar cuando una tiene su sueldo fijo y no tiene que depender de los caprichos del tiempo para tener unos ingresos. Pero a nadie e visto yo aquí, que critique a los grandes propietarios, que en la mayoría de los casos residen fuera y que el beneficio de sus grandes fincas va a parar en la mayoría de los casos fuera de nuestra localidad. Dueños de grandes caudales, nunca han invertido ni un duro para el un desarrollo económico distinto del que tenemos. Por supuesto que cada cual puede hacer con su dinero lo que quiera y llevárselo donde le de la gana, faltaría más, para eso estamos en una economía capitalista.

Y lo de vivir subvencionados, quien no lo está: sanidad gratuita, educación gratuita, becas, viajes inserso, subvenciones a todos los sectores... Esto es bueno o malo, depende, si queremos podemos optar por un modelo ultraliberal, como el USA, copiado por Europa, puesto en práctica en mayor o menor medida por todos las opciones políticas, y que nos ha llevado a donde nos ha llevado, a una recesión histórica.

Y lo de que se van a comprar fuera: quien este libre de culpa que arroje la primera piedra.

Es tan necesaria la crítica como la autocrítica. El desarrollo de nuestro pueblo es el que es, fundamentalmente debido a la propia idiosincrasia de los que vivimos en él.

Y perdón por la parrafada, pero por lo menos ya hay uno por aquí que defiende a los criticados de siempre, en muchos casos injustificadamente y que muchas veces les cuesta trabajo defenderse.

Anónimo dijo...

Me alegra leer lo que ha escrito el del mensaje anterior. Yo soy el primero en criticar a los panillleros por sus comportamientos poco solidarios, los que los tienen, que no son todos (unos tienen fama y otros cardan la lana), pero es justo reconocerles que son el grueso de la economía de Villacarrillo y que de su buen o mal año depende en buena medida el de muchas empresas, jornaleros y profesionales que viven de lo que genera ese agricultor.
Estoy con uno que decía anteriormente que decía que podrían hacer bastante más para cambiar esa imagen negativa, pero eso no se cambia de la noche a la mañana, y por lo que veo, tampoco de generación a generación. O sea que esto es lo uq hay, al igual que la base de la economía local, y cuanto mejor provecho saquemos de este activo, mejor para Villacarrillo. Y es lógico que si una familia ha visto su cosecha reducida a la mitad (y hay más de una que así ha sido) mire a ver quien le puede echar una mano.
También es cierto que esta es una buena lección para la mayoría que no tiene asegurada la cosecha, pues todos sabemos que cada cierto tiempo no se nos escapa una tormenta, aunque sea menos virulenta que la reciente. Desconozco el precio de un seguro, pero supongo que cuando hay agricultores que si que lo tienen no será tan disparatado como algunos dicen.

Anónimo dijo...

No me acabo de creer que en un blog donde la gente puede poner lo que le de la gana, nadie se salga de madre. Lo habitual es que a la primera de cambio se empiece a disparar contra todo bicho viviente, se empiece a insultar, a decir barbaridades y a destrozar cualquier posibilidad de diálogo.
Al final hasta en este pueblo hay gente moderada, razonable, que sabe discutir sin chillar y que es capaz de escuchar a los otros.
Por cierto, enhorabuena por el blog, sus contenidos y su posibilidad de hacer comentarios.

emilio jose dijo...

enlace www.emiliojmunoz.com