lunes, 23 de junio de 2008

¿Hacia dónde va la izquierda?

Existe la idea de que las diferencias ideológicas entre izquierda y derecha se encuentran diluidas. Yo, que me considero de izquierdas, me suelo plantear el significado de serlo. Está claro que no es equivalente al ser cristiano o, en otro orden, al ser nacionalista, términos más ligados a la fe que a la razón, aunque el ser de izquierdas cuenta con un importante componente emocional.

La izquierda solo tiene sentido si va unida a la de progreso y cambio social. El crecimiento y la competitividad pueden ser el horizonte ideológico de la derecha, pero la izquierda debe preguntarse: crecimiento ¿para qué?, competitividad ¿para qué? Y no confundir los medios con los fines.

Hoy la izquierda se mueve entra la aceptación del paradigma liberal y la defensa de su gran referente, el Estado del Bienestar, entendido como defensa de derechos como la sanidad, la vivienda, la educación, los servicios sociales, las pensiones de jubilación o la protección del empleo y del desempleado.
La capacidad normativa en nuestra sociedad esta en buena medida en manos del dinero y esa capacidad es la que la izquierda debe devolver a la política, buscando equilibrios sostenibles entre Estado, trabajo y capital. La izquierda debe ser radical en la defensa de la democracia, y nunca debe abandonar la idea de justicia social, pues de ella derivan los principios básicos de de la tradición socialdemócrata: la igualdad de oportunidades y la justicia distributiva.

Nos encontramos en una dinámica de cambio, la noción de clase ha perdido su factor identitario y la clase obrera ha dejado de ser una fuerza homogénea capaz de actuar como motor del cambio social, y esto ha pillado a contrapié a la izquierda, que debe orientar esa dinámica para impedir la marginación definitiva de millones de personas.
El premio Nóbel de Economía, Robert Solow, decía que la derecha defiende más poder para los poderosos y más dinero para los ricos. No creo que sea tan crudo, pero en la desorientación actual la izquierda debe, sin duda, enarbolar la bandera de la justicia social.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo también me considero de izquierdas, defiendo los valores de los que hablas, igualdad, solidaridad y sobre todo justicia social, reivindico valores como la libertad y la justicia frente al poder del dinero, valor por el que se miden y valoran las personas. Preguntas ¿crecimiento económico, para qué?, Pues para que la riqueza que genera ese crecimiento económico se redistribuya entre el mayor número posible de personas.
Me siento muy orgullosa cuando veo al Presidente del Gobierno de mi país (por cierto, que diferencia con aquella foto en las Azores, amparando y participando en una Guerra injusta con el único objetivo que el dinero), en un foro mundial, como la pasada cumbre de la FAO, hablando de justicia social, de cooperación internacional frente a la crisis alimentaría que se nos avecina, poniendo especial énfasis en el continente africano donde hay ciudadanos que viven en la más absoluta miseria, que no es otra cosa que injusticia social. Pero no todos los países están dispuestos a aplicar soluciones frente a ese problema.
La defensa de esos valores libertad, igualdad, solidaridad y justicia social en un mundo globalizado creo que debe de ser el reto de la izquierda. Son el mayor patrimonio que podemos tener y por el que no se paga ningún impuesto.

Anónimo dijo...

Yo veo a la izquierda con gran superioridad moral sobre la derecha. Después de escuchar a Aznar decir que no tiene nada de lo que arrepentirse, me viene a la memoria la invasión de Irak y la unánime oposición de toda la sociedad española (Iglesia incluida) a esa guerra ilegal. Mientras la derecha no pida perdón por aquella violación de la voluntad del pueblo español no tendrá ninguna credibilidad democrática, pues siempre estará dispuesta a ir contra la soberanía de todo un pueblo con tal de defender no se sabe qué intereses, si los de Aznar,los de Bush, los de las grandes compañías petrolíferas americanas o los de la industria de armamento, que son los únicos que han ganado con la guerra de Irak. Por que el mundo es más inseguro, la economía (y todos nosotros) está pagando aquella guerra, Irak tiene decenas de muertos cada día, se ha generalizado la inestabilidad global y no se mintió brutalmente cuando se nos dijo que la invasión era para eliminar unas armas de destrucción masiva que nunca existieron. La derecha tiene que pedir perdón por tanta mentira y por seguir teniendo a un Aznar que solo se merece desprecio y un juicio internacional por una invasión ilegal que ha causado centenas de miles de muertos, la mayoría civiles, mujeres y niños.

Anónimo dijo...

VAMOS A VER GENTE, QUE CONSIDERÁIS IZQUIERDAS Y DERECHAS?? AL PSOE Y AL PP?? ESTÁIS MUY MUY EQUIVOCADOS.
NO EXISTEN IZQUIERDAS NI DERECHAS, LA ÚNICA IDEOLOGÍA QUE NOS LLEVARÍA A PROSPERAR SERÍA SERÍA EL NACIONALSOCIALISMO, QUE ES LA UNIÓN DE LA 'DERECHA' Y DE LA 'IZQUIERDA'. ES MÁS LO PODÉIS COMPROBAR VIENDO COMO TODAS LAS IDEOLOGÍAS HAN FRACASADO EN EL MUNDO, EXCEPTO EL NACIONALSOCIALISMO, QUE LO HECHARON A PIQUE LOS ALIADOS PORQUE VEÍAN QUE LA HEGEMONÍA DE LA 1ª POTENCIA MUNDIAL SE LA ESTABA LLEVANDO ALEMANIA Y PORQUE LOS ALEMANES VIVÍAN EN UN ESTADO DE BIENESTAR QUE YA HUBIERA DESEADO TENERLO LENIN O STALIN.

Halatriste dijo...

Hola soy Halatriste, soy de Villacarrillo, y este es mi blog

www.halatriste.blogspot.com

Un saludo, y perdona Sebastián esta publicidad por el morro :D