miércoles, 18 de febrero de 2009

Deterioro urbano en Villacarrillo

Estos días son frecuentes las quejas sobre el estado de la vía pública: polvo, barro, baches o adoquines levantados. Es una imagen real que se potencia cada año por estas fechas.
Estaremos de acuerdo en que las causas responden, en buena medida, a las circunstancias derivadas de la recogida de la aceituna. Aunque es cierto que durante el año se producen periódicamente deterioros más o menos notables. Para quien piense que las calles requieren durante todo el año un mantenimiento mucho más específico, les invito a ver o a recordar la situación de la vía pública en los pueblos del entorno, y comprobar que, siendo un problema común, Villacarrillo se sitúa entre los que menos afectados. La causa es evidente: para el mantenimiento de una red kilométrica de calzada se necesitan recursos económicos muy notables, de los que los ayuntamientos, ningún ayuntamiento, dispone. No hay de dónde sacar tanto dinero como se necesita.

En campaña de aceituna el problema se dispara, el transito de maquinaria pesada es de un volumen enorme, varios miles de tractores ejercen sobre la calzada un efecto destructivo acelerado, que se encadenan con la predisposición y los efectos de las lluvias. Pero ser conformistas no es el único horizonte.
Una parte de los problemas son inevitables, no se puede prohibir el tránsito de tractores por el casco urbano sin perjuicios generalizados para el sector. La única vía para paliar el problema es que los tractores no tengan necesidad de entrar en el caso urbano. Actualmente hay en marcha un polígono de naves agrícolas en la margen izquierda de la carretera de Úbeda, promovido por Logística del Suelo a partir de un convenio con el Ayuntamiento. También le ha pillado por medio la crisis, aunque puedo aventurar que se está reestructurando para continuar su construcción que parece encarrilada. Por otro lado el Ayuntamiento va a desarrollar en breve otra parcela para naves agrícolas en los terrenos que hay entre el cementerio y el depósito del agua. Por último el nuevo Plan General de Ordenación Urbana contempla otro suelo para naves agrícolas en parte del sector conocido con "de Campos" y cuyo desarrollo parece que se pone en marcha.
Son todas medidas que han necesitado de largos prolegómenos y que tienen el horizonte del medio plazo, pero que indudablemente tendrán sus efectos sobre este tráfico pesado.
Por supuesto que a pesar de lo limitado de los recursos, al final de la campaña de recolección se desarrolla una campaña de arreglo sistemática, desde limpieza viaria, pasando por bacheado y reparación de desperfectos, algo que obviamente no puede hacerse hasta el final de esa campaña de recolección. Reparaciones en las que siempre se podrá llegar más lejos, pero que suelen ser bastante completas y a la que se destina un presupuesto importante.

De otro lado quedan los excesos que cometen algunos desaprensivos. Alguien puede pasarse por la Plaza de España y contemplar como un tractorista incívico no dudó en arrasar parte del jardín para poder abrirse paso. Estas conductas que están a la orden del día y que incluyen en algunas ocasiones grandes trozos de barro esparcidos por la calzada con el consiguiente peligro para la circulación, o tránsito por vías prohibidas a este tipo de vehículos, retratan exclusivamente a quienes las practican con desprecio del bien común. A unos se les pilla "in fraganti", pero es imposible tener un policía en cada calle.

3 comentarios:

de vez en cuando la vida dijo...

Es cierto que no se puede prohibir el tránsito de tractores por el casco urbano y también, que por muchos polígonos con naves agrícolas que se pongan a disposición de los agricultores que utilizan este tipo de maquinaria (tractores), éstos van a seguir circulando por el centro de la ciudad. Tengo entendido y creo que es así, que los tractores y remolques agrícolas están exentos de pagar el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica. Yo tengo un vehículo utilitario de una cilindrada pequeña y pago 62 € de Impuesto, el que tiene un tractor es por que recoge un volumen de aceituna bastante grande y por tanto tendrá una liquidación y una subvención bastante sustanciosa y por tanto un buen volumen de ingresos. ¿Por qué no pagan dicho impuesto?¿Por qué los pequeños agricultores, los que tienen un todoterreno, pagan su impuesto religiosamente (perdón quería decir cívicamente)? El Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica es un impuesto de la Administración Local, ¿Por qué el Ayuntamiento no les aplica este impuesto?
No se cuantos tractores están matriculados en Villacarrillo pero contribuirían a aportar recursos económicos para los arreglos y desperfectos de las calles.

SEBASTIAN MUNUERA dijo...

Ya se ha estudiado esa opción, pero a estos vehículos es ilegal cobrarle ese impuesto. Los ayuntamientos no tienen capacidad normativa para cambiar esa disposición.

De vez en cuando la vida dijo...

Vale, pero ¿Y por contribuciones especiales?