domingo, 15 de febrero de 2009

Intervención municipal en el mercado de la vivienda

La vivienda, junto con el empleo, es el mayor problema que suelen tener las familias en su vida. Es un derecho constitucional, pero su ejecución está muy lejos de ser una realidad.

Desde que soy concejal, hace ya diez años, me he planteado las posibilidades del Ayuntamiento para intervenir en el mercado de la vivienda. El panorama de estos años no es muy halagüeño, el mercado ha ido escalando los precios en progresión exponencial. Con la misma velocidad que promotores y propietarios acumulaban capital y plusvalías se alejaba la posibilidad del acceso a un hogar para buena parte de la población. La burbuja ha pinchado, pero los precios, a pesar de corregirse, están lejos de ser accesibles.

El Ayuntamiento tiene escasas competencias en vivienda y se mueve con importantes limitaciones. El primer objetivo era intervenir en 1.400el mercado del suelo, que en Villacarrillo se encuentra cautivo, en un porcentaje relevante, de capitales, como inversión o como especulación, provenientes de la agricultura. Villacarrillo es de las pocas ciudades, el 7%, que tiene aprobado, desde hace poco, el Plan General de Ordenación Urbanística, que siguiendo las directrices de la nueva legislación reserva importantes bolsas de suelo para viviendas de protección, y que ya se han ofertado a la Junta de Andalucía en cifras superiores a los 5.000 m2, con una aceptación explícita. En ese PGOU se definen nuevas unidades de suelo urbanizable, alguna de inminente comienzo, que aumentan la oferta de suelo y se amplia la edificabilidad para todo el casco urbano. La ley de la oferta y la demanda debe hacer el resto.

Otra linea de actuación ha sido la construcción dir 1.400ecta de VPO, con 25 viviendas en la calle Santa Isabel y 12 en la calle Lara Barberán. Todo sea dicho, promociones en las que el ayuntamiento ha aprendido que debe meterse a empresario con mucha precaución. Ahora se ha vendido suelo a DOMO, una empresa especializada, que va a construir 92 viviendas, y que se encuentra inmersa en el problema de la búsqueda de financiación en un mercado financiero realmente complicado. De la misma forma la empresa pública de vivienda de la Diputación va a construir 14 viviendas en Mogón. Son fórmulas para que el Ayuntamiento no arriesgue los grandes capitales que se necesitan y para que el ciudadano tenga acceso a vivienda de protección con precio limitado y a las subvenciones de la Junta de Andalucía.

De forma complementaria el Ayuntamiento gestiona todos los programas de apoyo a la vivienda de la Junta de Andalucía. Algunos de alto interés y poco conocidos: 210 €/mes para alquiler a jóvenes de menos de 30 años, inversión hasta 2.000 € (subvencionado al 70%) en seguridad y adecuación para mayores de 65 años, hasta 12.000 € (al 50%) para conservación y mejora de la vivienda, hasta 30.000 € (al 100%) para estados graves de hacinamiento y sanitarios, hasta 10.000 por vecino (al 75%) para elementos comunes en bloques de pisos, y alguna otra. Todas bajo unas condiciones específicas.

Mi duda sigue siendo ¿podemos hacer más?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahí va una idea: aumentar los impuestos de casas, pisos vacios y solares sin construir.

Anónimo dijo...

No te jode. ¿Y por que no aumentar los impuestos de la aceituna que es de donde viene el dinero?. Que los agricultores son con diferencia siempre los mas beneficiados en todo.

J.P.L. dijo...

En primer lugar el precio de los pisos tiene que bajar de verdad, pues hay muchos propietarios que no los tienen a la venta porque creen que se va a recuperar el mercado. Cuando vaya habiendo necesidad y no se puedan vender los pisos los precios van a pegar un bajón considerable. Por otro lado el euribor va a seguir a la baja por el parón de la actividad económica y de la inflacción y por consiguiente los préstamos van a abaratarse. Y además el gobierno no a tener mas remedio que avalar los préstamos que den los bancos conlo que estos perderan el miedo a prestar. Yo estoy seguro de que la vivienda visto desde el punto de vista del comprador va ser mucho estar en mucho mejor situación conforme pase el tiempo. Yo le echo año o año y medio, y entonces será el momento de comprar.

Anónimo dijo...

Con respecto a los comentarios, aportar unas cuestiones aara la refexión.
* Si atacamos a la propiedad privada a través del robo, el hurto o el gravamen excesivo por ejemplo, no habrá incentivo a tener o acumular o rentabilizar dicha propiedad y por tanto no se genererá riqueza (la riqueza la genera la velocidad de circulación del dinero y no su acumulación debajo del clchón)
* En cuanto a los motivos que llevan a unas personas a comprar una segunda, tercera o cuarta vivienda son muchos, uno de ellos rentabilizar la inversión con una plusvalía del bien (tan loable como contratar tres informáticos para desarrollar una página web, pagarles X y vender su producto por 3x). Creo que pensar que el motivo especulador en Villacarrillo no es el principal y si lo es el invertir un dinero justamente ganadado (aunque sea de la agricultura) En referencia la Post de JLP